Esunmomento.es - Espacio de Miguel Ángel Olmedo Fornas,...

esunmomento.es

Estás en... Impresiones > Vividas

Ateneístas

 

 

Cuánto saben para ejercer en exclusiva el “arte” que se adjudican.

    Hay qué ver lo que valenlo que cuestan, lo que pesan y posan los crematísticos de la “florinata”, duchos en apartar la competencia a los que por la vía nepotista toman, sacan y reducen. “De mí para ti y a la inversa” y ciérrese el círculo para impedir los goteos y las fugas.

    Mucho hablan en el espacio protegido para resumirse en consignas e invectivas culturetas, abundosos desafueros y un sinfín de desprecios a los enemigos de su prosperidad.

 

James Ensor: La intriga (1890).

James Ensor: La intriga (1890). Koninkalijk Museum voor Schone Kunsten, Antwerp.  

 

Ateneístas por invitación, pagada la cuota por el pueblo lerdo y zafiodel que provienen que requiere de su guía y arropo; a cambio, en aras de la gratitud, el pueblo necio y burdo consume, al modo de la absorción, el menú de soflamas y panfletos, y cede el sueño y la legítima aspiración a no ser un cero a la izquierda.

    Ateneístas inclinados al cobardeo fuera de las tablas a medida, el circo retransmitido a hora de máxima y tonta audiencia. Ateneístas proclives a la trifulca por ocupar el “estrado” o la “cátedra” en el recinto de los orates, cedido por el mecenas a quien rinden pleitesía de la mañana a la noche.

    Ateneístas del progresopoder doy, poder recibo, pontificando sobre la fraternidad universal y el ilustrado camino de la plenitud colectiva; progresan los ateneístas gerundios fabulando quimeras y pergeñando mentiras y acosos, censurando, vetando, engañando y cobrando por lo aplicado de sus conductas.

   

James Ensor: La muerte y las máscaras (1897).

James Ensor: La muerte y las máscaras (1897).

 

Ateneístas de la propaganda ideológica, recolectores de masa y dinero, prestos inversores de la ganancia sicaria, sumisos correveidiles y lameculos del que paga y manda: “servidor de usted de aquí al paraíso estipulado en el pliego de adhesión.

    Ateneístas de carné y dicterio, proclamados a difusión batiente instructores de la gente del puebloque anda por libre y feliz cuando no se la sujeta, militantes de la riña tumultuaria como mérito para el ingreso en la partida con acceso al presídium y la práctica de la ruleta rusa de venir mal dadas.

 

Miguel Ángel Olmedo Fornas

¬ 07/09/2018