Esunmomento.es - Espacio de Miguel Ángel Olmedo Fornas,...

esunmomento.es

Estás en... Impresiones > Vividas

El consejo interior

 

 

El límite de la paciencia, así como el de la comprensión y la tolerancia, en suma, del aguante depende de cada cual, por naturaleza, y de los intereses que acoja el sentido de la responsabilidad y el espíritu cívico que anima a la persona con sus facultades en orden y su reconocida capacitación activa. De lo que se infiere que, incluso en las mangas de anchura colosal, aparece una barrera fronteriza que marca la diferencia entre el soportar momentáneo, ocasional, y la carga a modo de penitencia por no se sabe qué antiguo pecado herencia endosada sin previo consentimiento por los legatarios infractores.

    Un día y otro, a todas horas no pocas veces durante una época eternizada, la paciencia y demás anejos de la buena disposición no estúpida sino bondadosa, pía, humana a extremo de santidad, aguantan la inverecundia con estoica asunción de obediencia debida el alto mandato del deber, y las salpicaduras de dislate con resignada actitud por aquella culpa que no hay manera de sacudirse, originada e irradiada en la protervia innecesariamente consentida.

    Y así nos va, se escucha el lamento modulado; un susurro que más parece gorjeo, pero que con el paso del tiempo y el agotamiento de la reserva beatífica torna en gruñido, alarido y desgarro, provocando al fin la liberación de la conciencia.

    Qué falta hace para poner remedio a la mala conducta y la reiteración en los desafueros de los antaño patrocinados por el ignorante y errado favor de la condescendencia.

 

José María Rodríguez Acosta: La hora de la siesta (1903).

José María Rodríguez Acosta: La hora de la siesta (1903). Museo de Bellas Artes de Granada.

Miguel Ángel Olmedo Fornas

¬ 27/10/2017