Esunmomento.es - Espacio de Miguel Ángel Olmedo Fornas,...

esunmomento.es

Estás en... Expresión > Apuntes

El doctor Fausto en la literatura (I)

 

Carta del escritor y poeta Teodoro Llorente Olivares al poeta Vicente Wenceslao Querol, escrita en Valencia el 31 de diciembre de 1882.

 

¿Te acuerdas de aquellos alegres días, cuando nos encontrábamos en los claustros de la Universidad, y olvidando la Instituta de Justiniano o el Ordenamiento de Alcalá, nuestras almas, como pájaros que ven la jaula abierta, volaban juntas por los cielos esplendorosos de la poesía? ¿Te acuerdas de la fiebre con que leíamos y devorábamos cuantos versos caían n nuestras manos, produciéndonos igual entusiasmo las patrióticas odas de Quintana (Manuel José Quintana y Lorenzo), las borrascosas inspiraciones de Espronceda (José Ignacio Javier Oriol Encarnación de Espronceda Delgado), o los legendarios relatos de Zorrilla (José Zorrilla y Moral)?

    Antiguos o modernos, clásicos o románticos, españoles o extranjeros, todos los vates nos atraían, nos arrastraban, nos llevaban lejos de este mundo, abriéndonos las puertas del mundo ideal. Epopeya y drama, epigrama y oda, idilio y elegía, todo nos lo apropiábamos, todo nos lo queríamos asimilar, sin que bastase nada al impaciente anhelo.

    El antiguo Parnaso, con el que nos habían familiarizado los preceptores, fue pronto estrecho para nosotros; y a los poetas castellanos, sabidos de memoria, sucedieron los vates extranjeros: Dante (Dante Alighieri), Petrarca (Francesco Petrarca), Tasso (Torquato Tasso), bajaban de las espléndidas cimas de la gloria para guiar nuestros pasos; Camoens (Luis de Camoes o Camoens) nos señalaba el dorado camino del Oriente; Corneille (Pierre Corneille) y Racine (Jean Racine) nos iniciaban en la pomposa majestad del teatro francés; Chateubriand (François-René, vizconde de Chateubriand) nos revelaba el nuevo mundo de las fantasías románticas; Lamartine (Alphonse de Lamartine) encendía en nuestra alma el calor de una sensibilidad delicada y triste; Victor Hugo arrebataba nuestra imaginación con el ímpetu de su genio desbordado.

    Y aún queríamos más y más poesía; aún nos atraían con fuerza irresistible los fantasmas del Septentrión, que envuelve Ossian entre nieblas y tempestades, y las sangrientas tragedias de los Nibelungos, y los personajes vivientes y apasionados de Shakespeare (William Shakespeare), y el infierno tenebroso de Milton (John Milton), y los cielos brillantísimos de Klopstock (Friedrich Klopstock), y las leyendas conmovedoras de Schiller (Johann Christian Friedrich Schiller), y las concepciones épicas de Goethe (Johann Wolfgang von Goethe), y los lamentos sarcásticos de Byron (George Gordon Byron). ¿Te acuerdas?

    En nuestro punzante afán hallábamos pálidas, desabridas, insuficientes las tradiciones españolas o francesas de esos autores; queríamos penetrar más adentro en sus obras fascinadoras, comprender y forzar su sentido literal, encontrar y absorber la médula de su pensamiento; y cuando veíamos ante nosotros el texto original, aquellas palabras exóticas y enrevesadas, henchidas de sílabas impronunciables, nos provocaban y atraían como a Edipo la Esfinge tebana, y con él arranca de la mocedad irreflexiva nos lanzábamos a descifrar aquellas para nosotros sacratísimas letras. ¿Para qué las gramáticas, empedradas de reglas enfadosas, ni los ordenados vocabularios? Nuestra impaciencia no consentía más que el indispensable lexicón para buscar el sentido de las palabras desconocidas. Pasando los ojos incesantemente de los obscuros versos al grueso diccionario, hojeando y desencuadernando con mano calenturienta, fiando en nuestra intuición mucho más de lo justo, transcurrían sin sentir largas horas en las que del fondo negrísimo de aquellos extraños vocablos iban brotando, como de los pliegues de espesa niebla, las encantadoras imágenes que quedaban grabadas con rasgos de luz en nuestra imaginación, abstraída en su suprema belleza, tan arduamente conquistada.

* * *

De aquella feliz edad datan tú lo sabes bien mis primeros ensayos de traducción del Fausto. Ajeno estaba entonces a la idea de publicarla: ponía en versos castellanos los pasajes que más me impresionaban del poema de Goethe, como traducíamos a retazos otras tantas obras inmortales para apoderarnos mejor de ellas. Algunos años pasaron sin que conociesen aquellos fragmentos más que los amigos de mi mayor intimidad: parecíame tan grande el atrevimiento, que sólo podía disculparlo la ausencia de toda pretensión. Publicáronse después en revistas literarias trozos aislados, y críticos benévolos instáronme para que completase la traducción; pero la época dichosa de los fecundos ocios había pasado para mí y aquel ensayo quedó casi olvidado.

    Diez años ha, las azarosas vicisitudes de nuestra pobre España producían tal tensión en mi ánimo (afectado por el deber de relatarlas diariamente), que, como distracción saludable de las enojosas tareas del periódico, incliné la atención a nuestros estudios de la juventud y puse mano nuevamente en el Fausto. ¡Cuán descontento me dejaron aquellas mis primeras versiones! Parecíame, sí, que no reproducían del todo mal el tono de la famosa tragedia de Goethe; que los soliloquios o diálogos castellanos daban una idea aproximada de ella. Mi obra en su conjunto, tomada en globo, me producía bastante buen afecto perdona la inmodestia; pero al descender a los pormenores, al examinarla escena por escena, al compulsarla verso por verso, ¡qué serie de contrariedades y desencantos! Presentábaseme como imperdonable profanación todo apartamiento, no ya de la idea del autor, sino de la expresión o el molde en que la vaciara: consideraba libertad excesiva y hasta licencia pecaminosa todo aquello en que la frase traducida se separaba como había de separarse muchas veces en una versión rimada del texto original. Esto, aparte de la difícil comprensión de algún punto obscuro, de las variantes entre las traducciones francesas de Saint-Aulaire, Albert Stapfer, Gerard de Nerval y Henry Blaze, y la italiana de Andrea Maffei (que a pesar de estar escrita en verso dióme luz en algunos pasajes que aquéllas no habían aclarado), impúsome un trabajo minucioso, reflexivo, frío, de corrección y lima, con el cual francamente te lo digo no sé si habrá ganado o perdido la traducción. Habrá ganado, desde luego, en fidelidad y en expresión exacta; pero me ha sucedido con frecuencia tener que sacrificar a esas condiciones los versos que me parecían más agradables, tener que rehacer con dificultad trabajosa trozos en los que había corrido fácil la pluma dándoles cierto carácter de naturalidad espontánea.

    Incierto y dudoso todavía de mi trabajo, lo di a conocer a  algunos de nuestros primeros escritores y críticos, que le otorgaron su exequátur de una manera muy honrosa para mí. Diría aquí sus nombres en disculpa de mi atrevimiento si no temiera que lo considerara alguien como pretendida imposición al fallo del público soberano. Baste consignar que aquellos autorizadísimos sufragios y como dije al principio, tus ruegos y los de otros amigos cariñosos, moviéronme a dar a la prensa lo que no se había escrito con ese objeto.

    Aún pasaron algunos años, aguardando ocasión, que no me ofrecía mi vida alterada de dar la última mano a la obra y de emprender otro trabajo al cual tengo que renunciar al fin y al cabo.

    El poema de Goethe es digno de estudio detenido y ha sido objeto, en Alemania sobre todo, de tantas disquisiciones y comentos que llenan muchos volúmenes. Como sucedió con la Divina Comedia en Italia, y está sucediendo con el Quijote en España, ese espíritu exegético se ha llevado quizá al extremo de buscar oculto sentido y propósito trascendental en aquello que escribió el autor muy ajeno a tan hondas intenciones; pero, si hay bastante de caprichoso y fútil en tales supuestos, no deja de ser interesante algo y aun mucho en los escolios de esas obras maestras del ingenio humano.

    Quería yo hacer también algo en ese sentido; y con la fácil ayuda de unos cuantos autores, poco conocidos en España, que esperan la consulta en un estante de mi librería, lisonjeábame de adquirir a poca costa  nombre de erudito, sino ingenioso y profundo, comentador. Pero lo dejé para lo último, y ahora me falta tiempo por las prisas que me da el editor de la Biblioteca de Artes y Letras, encargada de esta publicación. No hay más remedio, pues, que dejar la erudición en el tintero, y convirtiendo en prólogo para el público ésta que comenzó siendo carta para ti sólo, decir en pocas palabras lo que, ampliamente explanado y repleto de citas, nombres y fechas, hubiera podido ser estudio preliminar a la versión castellana del Fausto.

Miguel Ángel Olmedo Fornas

¬ 15/05/2012